Historia

Dia de la Defensa: Fracaso británico en la conquista de Buenos Aires en 1807

La conquista de Buenos Aires en agosto de 1806 por parte de los británicos había fracasado. Para intentar nuevamente la ocupación, se designó al Teniente General John Whitelocke al mando de 12 mil hombres y una flota de 101 navíos. El objetivo era abrir el puerto al libre comercio y establecer el dominio británico en América para aprovechar el excedente de la revolución industrial. El plan incluía tomar Montevideo y luego operar sobre Buenos Aires.

El 3 de julio de 1807, la flota británica llegó al Río de la Plata y desembarcaron en medio de una lluvia persistente y barro. A pesar de la débil resistencia inicial de las tropas argentinas, los defensores comenzaron a prepararse para la batalla. El plan de defensa consistía en trincheras alrededor de la plaza central y pelotones de tiradores en las azoteas.

El 5 de julio de 1807, comenzó la defensa de la ciudad de Buenos Aires por lo que es considerdo el Día de la Defensa en la Argentina.

El 5 de julio, el ejército británico inició el ataque, dividiendo sus fuerzas en varias columnas para entrar por diferentes partes de la ciudad. Las columnas que avanzaban por los extremos norte y sur encontraron poca resistencia, pero las que avanzaban por el centro de la ciudad se encontraron con una fuerte oposición. Los defensores argentinos lucharon casa por casa, utilizando todo lo que tenían a su disposición para repeler a los invasores. Los esclavos y las mulatas también participaron en la defensa, atacando a los británicos con garrotes.

A medida que avanzaba la batalla, Whitelocke y sus hombres se vieron cada vez más en problemas. Muchas de sus columnas fueron rodeadas y sitiadas por los defensores argentinos. Al final del día, los británicos habían perdido casi la mitad de sus efectivos y se vieron obligados a rendirse.

El 7 de julio se firmó la capitulación y los británicos abandonaron Buenos Aires el 13 de julio. Aunque Whitelocke afirmó que se rindió debido al furor de la población, los británicos intentarían nuevamente la conquista de Buenos Aires en el futuro utilizando otros medios menos riesgosos pero más efectivos.

Deja un comentario